Fertilizantes orgánicos hechos en casa

Las plantas necesitan tres cosas para sobrevivir y prosperar:

  • Potasio
  • Fósforo
  • Nitrógeno

Mientras que los fertilizantes químicos comprados en la tienda suelen tener estos nutrientes, también puedes proporcionárselos a tus plantas sin los productos químicos agresivos simplemente haciéndolos tú mismo, y la mayoría de ellos se pueden hacer con cosas que ya tienes a mano, y que probablemente sólo tirarás. Hacer tu propio abono es una gran idea, y a todos nos gusta el bricolaje, ¿verdad?

Así que hemos reunido estas recetas para ayudarte a proteger a tu familia y al medio ambiente.

1. Fertilizante de café molido

Empecemos por el café porque bueno, realmente se necesita el café, ¿no?

A la mayoría de nosotros nos sobran posos de café todos los días… yo sé que los tengo.

Así que utilizarás esos posos, que por cierto están llenos de nitrógeno y ayudan a aumentar la acidez del suelo.

Este es un fertilizante especialmente bueno para las rosas, hortensias y magnolias, pero también puedes usarlo en tus verduras para ayudarlas a crecer.

También es una receta muy sencilla: sólo se necesitan posos de café.

Sólo tienes que echar los posos en la tierra de la base de tus plantas, ¡y el café las animará!

2. Fertilizante de melaza

La melaza, cuando creas un té de compost, ayuda a aumentar los microbios y las bacterias beneficiosas de las que se alimentan esos microbios.

Esto ayuda a que todas tus plantas crezcan grandes y sanas.

Para hacer el té de melaza, sólo tienes que mezclar de una a tres cucharadas de melaza preferiblemente orgánica en un litro de agua.

¡Luego sólo tienes que añadir este té a tus plantas una vez a la semana o así y verlas crecer!

3. Fertilizante de té orgánico

Durante siglos, los jardineros han mezclado este sencillo abono de té para proporcionar nutrientes a las plantas, y es realmente fácil de hacer:

  • Mezcla 1/4 de taza de sal de Epsom con dos tazas de orina, esto puede parecer un paso extraño pero realmente funciona.
  • Mezcla esto con dos tazas de ceniza de tu estufa de leña o chimenea y luego llena el cubo de cinco litros con recortes de hierba o incluso hierbas que arranques de tu jardín.
  • Llena el cubo con agua hasta el tope y deja que el té repose durante tres días.
  • Cuela el té después de tres días y dilúyelo a la mitad con agua.

Puedes hacer esto en una botella de dos litros.

Sólo tienes que añadirlo directamente a la tierra alrededor de tus plantas.

4. Abono de sal de Epsom puro

Si prefieres algo más sencillo, puedes mezclar sal de Epsom con agua para conseguir también un buen abono.

También es una gran fuente de magnesio y azufre y es especialmente bueno para las rosas y los tomates.

Es un abono que no falla.

No puedes equivocarte con éste.

Sólo tienes que añadir una cucharada de sal a un litro de agua y utilizarla para alimentar tus plantas de interior y exterior.

5. Fertilizante de algas marinas

Es otra receta que se ha utilizado durante siglos.

Las algas contienen manitol que ayuda a aumentar la capacidad de tus plantas para absorber los nutrientes que se encuentran naturalmente en la tierra.

Puedes utilizar algas frescas o secas; para los que no tenemos la suerte de vivir cerca de una playa, puedes comprar algas secas en la mayoría de las tiendas de productos ecológicos.

Necesitarás ocho tazas de algas picadas.

Llena un cubo de cinco litros con agua hasta la mitad -utiliza agua de lluvia si puedes- y luego añade las algas.

Déjala reposar durante tres semanas y luego cuélala.

Se conserva bien hasta tres semanas.

A continuación, sólo tienes que mezclar la mitad de té de algas y la mitad de agua en una botella de dos litros y regar tus plantas.

6. Té de recortes de hierba

Pon esos recortes de hierba a trabajar la próxima vez que cortes el césped.

Coloca los recortes de césped frescos en un cubo de cinco litros y luego cúbrelos con agua.

Tendrás que dejar que esto repose durante unos cinco días.

A continuación, diluye el té de abono añadiendo 10 tazas de agua fresca a una taza de té y viértelo en la tierra.

Los recortes de hierba ayudan a añadir nutrientes esenciales de nuevo en el suelo.

7. Fertilizante de gelatina

¿Hemos dicho que se puede hacer abono orgánico con casi cualquier cosa?

Este fertilizante de gelatina es una prueba de ello.

La gelatina es una gran fuente de nitrógeno, que su suelo necesita para producir plantas grandes y saludables.

Sólo tienes que disolver un paquete de gelatina en una taza de agua caliente y añadir tres tazas de agua fría.

Vierte esto en la tierra que rodea a tus plantas aproximadamente una vez al mes.

También es una gran receta para las plantas de interior.

8. Fertilizante de cáscara de plátano

Vale, seguro que has oído hablar de utilizar las cáscaras de plátano para ayudar a las plantas a crecer, ¿verdad?

Todos sabemos que los plátanos son ricos en potasio.

También contienen calcio y fósforo y son perfectos para fertilizar las plantas con flores y los árboles y plantas frutales.

Puedes enterrar las cáscaras de plátano en la tierra, en la base de tus plantas, y dejar que se descompongan.

También puedes congelar tus plátanos demasiado maduros (si no piensas hacer pan de plátano y nueces, claro) y luego enterrarlos junto a tus plantas.

O bien, hacer un spray remojando las cáscaras de plátano en agua durante tres días y luego rociar tus plantas o semilleros para añadir los nutrientes necesarios.

Esta es también una gran receta para las plantas de interior.

9. Fertilizante de emulsión de pescado

Los desechos de los peces, incluyendo sus partes y el agua en la que nadan, son realmente buenos para tus plantas.

Esta es otra receta centenaria y es una que requiere un poco más de esfuerzo para hacer y más tiempo para crear.

Sin embargo, los resultados son asombrosos.

Ten en cuenta que estás utilizando desechos de pescado, por lo que el olor va a ser poco agradable.

Por lo tanto, hay que llenar un bidón de 55 litros hasta un tercio con dos partes de agua y una parte de residuos de pescado.

Déjalo reposar durante unas 24 horas.

Una vez transcurrido ese tiempo, llena el bidón hasta arriba con agua y tápelo sin apretar.

Deja que fermente durante unas semanas, normalmente unas tres, para obtener los mejores resultados.

Añade esto a tu suelo alrededor de las plantas.

La proporción es de tres litros de líquido por cada 100 pies cuadrados de espacio de jardín.

Si puedes superar el olor, este es un gran fertilizante que añade toneladas de nutrientes a la tierra.

También es una buena manera de eliminar los residuos de los peces y el agua si tienes un acuario de agua dulce.

10. Fertilizante de cáscara de huevo

Las cáscaras de huevo son otra cosa que probablemente tengas toneladas a lo largo de la semana y que típicamente sólo tiras.

Las cáscaras contienen mucho calcio que ayuda al crecimiento celular de tus plantas.

La falta de calcio en el suelo puede provocar la putrefacción de los tomates y otras catástrofes en el jardín.

Este fertilizante de cáscara de huevo ayudará a acabar con eso.

Sólo tienes que triturar cáscaras de huevo usadas y enterrarlas en la tierra.

O bien, puedes hacer un spray con 20 cáscaras de huevo y un litro de agua.

Hierve las cáscaras en el agua durante unos minutos y déjalas reposar toda la noche.

Cuela las cáscaras y añade el agua a una botella pulverizadora para rociar directamente sobre tu suelo.

11. Té fertilizante de solución rápida

A veces no tienes tiempo de esperar días o semanas para que un té de abono se infusione.

Si ese es el caso, puedes hacer este té fertilizante de solución rápida que en realidad utiliza té real.

En una jarra vacía, sólo tienes que añadir una cucharadita de levadura en polvo, una cucharadita de amoníaco, tres cucharaditas de té helado instantáneo y tres cucharaditas de melaza.

También necesitas tres cucharadas de melaza y tres cucharadas de peróxido de hidrógeno al 3% con 1/4 de taza de restos de huesos triturados, una cáscara de huevo triturada y la mitad de una cáscara de plátano seca.

El amoníaco añade nitrógeno, mientras que el té tiene ácido tánico para ayudar a las plantas a absorber los nutrientes.

El peróxido de hidrógeno aporta oxígeno a las plantas y, por supuesto, los plátanos añaden potasio.

Una vez que hayas añadido estos ingredientes, llena tu jarra con agua y déjala reposar durante una hora, luego riega tus plantas.

12. Fertilizante de ceniza de chimenea

La ceniza de chimenea aporta carbonato cálcico y potasio a las plantas.

Todo lo que necesitas hacer es añadir la ceniza a la cama del jardín y luego masajearla en el suelo.

Puede ser mejor hacer esto justo antes de plantar para no arriesgarse a derribar las plantas o dañarlas mientras se masifica la ceniza en el suelo.

13. Té de estiércol

El estiércol se ha utilizado durante siglos también para fertilizar y puedes utilizar el estiércol de cualquier animal de granja que puedas tener.

Si no tienes animales de granja, tus vecinos probablemente estarán encantados de darte algo de estiércol de sus animales.

Querrás una pala llena y el estiércol debe estar bastante envejecido, así que nada del mismo día en que piensas hacer el té.

Pon el estiércol en una funda de almohada o en un saco de arpillera y luego remójalo en un cubo de 20 litros de agua durante unas dos semanas.

Sólo tienes que diluir el té con agua a la mitad y utilizarlo para regar tus plantas.

Esto no sólo ayuda a añadir nutrientes esenciales, sino que también obtienes los beneficios del estiércol sin tener que olerlo en tus plantas.

14. Fertilizante de vinagre

El vinagre tiene ácido acético que es genial para ciertas llanuras.

Puedes utilizarlo en rosas y otras plantas de interior, así como en las verduras de tu jardín.

Para hacer un fertilizante de vinagre, sólo tiene que combinar una cucharada de vinagre blanco (sólo vinagre blanco ya que el vinagre de sidra de manzana no tiene las mismas propiedades nutritivas) con un galón de agua.

Utilice esta solución para regar sus plantas aproximadamente una vez cada tres meses para obtener mejores resultados.

15. Fertilizante de harina de huesos

La harina de huesos es un gran fertilizante orgánico y otra forma de utilizar cosas que probablemente tirarías de otra manera.

Usted puede hacer su propia harina de huesos hirviendo huesos de pollo.

Asegúrese de que los huesos estén completamente limpios antes de empezar.

Hierve los huesos durante dos días – asegúrate de apagar la estufa por la noche y dejarlos reposar.

Se ablandarán después de un par de días de ebullición y entonces podrás triturarlos con agua en una batidora.

Añade esta solución al suelo bajo las plantas. Es ideal para los tomates y muchas otras plantas en flor.